Defendamos las lomas

Castañeda y la CADE

Publicado: 2012-01-11

Expectativa. A mediados de noviembre de 2010, eso era lo que el público de la CADE tenía frente a lo que sería la participación de Luis Castañeda Lossio. El motivo era doble. De un lado, en aquel momento, el ex alcalde de Lima era líder en todas las encuestas de opinión. De otro lado, existía curiosidad por escuchar a una persona cuyos detractores llamaban "mudo" y cuyas ideas sobre el país no eran conocidas.

Pero la presentación no fue lo que Castañeda ni el público esperaban. ¿Qué ocurrió?

El equipo técnico que sí estaba

Curiosamente, ese mismo día, Castañeda presentó a su equipo técnico y que no pintaba nada mal. De hecho, se parecía a un viejo partido pequeño de los años 80s.

El SODE (Solidaridad y Democracia) fue un partido pequeño, de corriente socialdemócrata, en el que intervinieron varios economistas y políticos de perfil tecnocrático. Sus figuras más conocidas fueron Manuel Moreyra Loredo (presidente del Banco Central de Reserva en su momento), Javier Silva Ruete (ex ministro de Economía en varios momentos) y Aurelio Loret de Mola (quien fue titular de Defensa en el gobierno de Toledo). En un inicio, también estuvo Carlos Ferrero en este grupo.

En 1985, este grupo apoyó la candidatura presidencial de Alan García y obtuvieron unos pocos escaños en el Congreso de la República. Cuando en 1987, AGP intentó estatizar la banca, el SODE rompió con el aprismo y pasaron a apoyar a Mario Vargas Llosa. Aunque fue un socio menor del FREDEMO, esta agrupación aportó al jefe de plan económico, el economista Raúl Salazar. Luego del golpe de 1992, que rechazaron sus miembros, el SODE entró en invernadero hasta disolverse.

Paralelamente, Moreyra Loredo fundó Macroconsult, una empresa de consultoría en temas económicos. Entre sus socios estaban Salazar (ex FREDEMO), Alonso PolarDrago Kisic. Luego de la muerte de Moreyra y ya con la autocracia fujimorista fuera del poder, Kisic fue invitado a participar en Unidad Nacional, como segundo vicepresidente de la plancha electoral.

Luego de la derrota, Kisic formó la Coordinadora Nacional de Independientes, agrupación que conformó con varios de sus socios en Macroconsult y otros independientes dentro de UN. En el 2004, rompieron con la alianza, en medio de disputas con sus ex socios. La CNI luego se adhirió al Frente de Centro encabezado por Valentín Paniagua en 2006, no obtuvieron curul para sus parlamentarios y luego optaron por un camino propio.

En el último tiempo, se cambiaron de nombre a Todos por el Perú y, en un inicio apoyaron a PPK, pero luego optaron por irse con Luis Castañeda Lossio. ¿El motivo? Según cuenta Carlos Meléndez en los libros Anti Candidatos y Post Candidatos, PPK tenía varias exigencias que TPP no podía cumplir y, además, los miembros de la pequeña agrupación temían no tener peso en la toma de decisiones técnicas.

¿Qué le aportan los Macroconsult boys a Castañeda? Pues de algo que carecía a gritos: cuadros técnicos que le permitan transmitir seriedad en la parte económica y que le permitan armar un plan de gobierno y propuestas relativamente atractivas para ello. Además, como indica Meléndez, había, en el papel, razones para el matrimonio perfecto. De parte de Castañeda, el candidato requería lo que se indica líneas arriba. De parte de Macroconsult, había la posibilidad de aplicar políticas en las que creían, sin nadie que les pusiera cortapisas.

El problema es que, como se demostraría meses más tarde, ello no sería así.

"Mis obras hablan"

Si el equipo no fallaba, todo iría bien. El problema es que quien falló fue el candidato. Aquí una recopilación de frases célebres de su ponencia, vía La Mula y El Comercio:

“Yo no soy un hombre de palabras, me dicen el mudo, soy de obras”

(Sobre seguridad): “Tenemos que evitar que los pequeños tengan sentimientos de revancha y odio, que no tengan nada que agradecerle al sistema. Tiene que haber un sistema completo de prevención, persecución, y sanción del delito a través de la PNP, el Poder Judicial, y el Ministerio Público”.

“Somos provocadores”

“Me he comprado una lorita, a ella le doy las palabras. Yo me quedo haciendo obras”

Y para rematar la faena, Castañeda se quitó de la conferencia de prensa post presentación en forma abrupta, con las siguientes palabras: “No puedo esperar más, estoy perdiendo el tiempo”

En realidad, ese día Castañeda acentuó un estilo de campaña basado en su forma de gobernar: no hablo mucho, no doy un discurso claro, lo que he hecho (en Lima) hablará por mí. Y es que el ex alcalde, entonces líder en las encuestas, pensaba que su estilo de pocas  palabras y mucha acción le garantizaría el apoyo en los sectores C y D, en forma suficiente para pasar a una segunda vuelta y ganar la elección.

Pero, como veremos, la recordación de las obras no es suficiente, por lo menos en una elección presidencial en el Perú.


Escrito por

José Alejandro Godoy

Investigador en temas de democracia y derechos humanos. Editor del blog Desde el Tercer Piso. Columnista en Diario 16. Conductor de Pasando Revista en La Mula.


Publicado en

2011: Odisea de una campaña

Otro sitio más de Lamula.pe